Páginas vistas en total

martes, marzo 14, 2006

MI SEŇOR HACE SANACIONES MILAGROSAS

Estoy disfrutando con mi hermana Shirly de Colombia, en pueblo Žleby, donde vivo. Llevo una vida gozosa, sólo gracias a mi Seňor Jesús Cristo, quien me resucitó. Todo sucedió hace más de 5 aňos. Si quiere saber como pasó, lo invito a leer mi testimonio, publicado en este blogger el dia 12 de febrero en inglés, 13 de febrero en espaňol y 4 de marzo en checo.

Ciertamente llevó él nuestras enfermedades y sufrió nuestros dolores......

......y por sus llagas fuimos nosotros curados. Isaías 53:4b, 5c.

HERMANAS GRACIA MARIA Y VALERIA EN MOTOL

Domingo 12 de marzo, hermanas de El Salvador, disfruntando de la nieve durante la visita en el hospital Motol de Praga.

domingo, marzo 12, 2006

Testimonio de Aleš





Todo en alguna parte empieza y en alguna parte termina.
Y esta parte, está en Dios.




Era 4 de mayo de 1982, cuando por primera vez y por corto tiempo tuve la oportunidad de ver la luz del mundo. Para ser sincero, pienso que solo los niños tienen el don de Dios para ver las cosas realmente como son. Sin embargo, cuando van creciendo hay influencias por las imperfecciones de este mundo y muchas de ellas, te hacen salir fuera del camino y perder la luz. Yo no fui una excepción. Afortunadamente, yo no estuve muy apartado del camino. Todo el tiempo Dios estuvo dándome su protección.

Tenía muchas reglas, las cuales yo mismo había creado o fueron inconcientemente creadas por mí y las cuales respetaba al pie de la letra. Algunas veces, sentía que tenía demasiadas reglas, pero nunca me preguntaba a mí mismo de dónde provenían. Igual como una casa edificada sin fundamentos y sobre la arena, a veces no podía mantenerme firme, experimente situaciones en las que tuve que desobedecer estas reglas. No es de extrañar que el hombre que no es creyente, por más duro que lo intente, algún día falla.

Desde el principio, no busqué mucho el camino de Dios, pero Él siempre estuvo buscándome. Con las cosas que eran las más importantes para mí, como la universidad, nunca tuve ningún problema. Algunas veces me decía a mí mismo: “esto no es posible“ y temía mucho que esta brecha terminara un día. Pero ahora sé que Dios sólo me mostró la fuerza de su amor porque para El todos somos importantes.

Juan 10:14-16 "Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas. También tengo otras ovejas que no son de este redil; aquéllas también debo traer, y oirán mi voz; y habrá un rebaño, y un pastor. “

No obstante en ese tiempo, aun todavía estaba lejos de Dios. Pero pronto Él me envió su primer mensajero Ryan Clark, un misionero americano miembro de la organización “VIDA NUEVA” la cual, ayuda a “hacer oír Su voz” a aquellos que aun todavía no lo han sentido. Él fue quien me habló por primera vez sobre Dios y me ayudo a vencer muchas barreras que tenía y desafortunadamente, él no pudo estar mucho tiempo conmigo para realizar un seguimiento de lo que habíamos compartido. Como misionero, su tiempo en República Checa había concluido y yo aún, no había dado el paso más importante.

Afortunadamente me fue dada otra oportunidad. Esta vez, el mensajero vino desde muy lejos para poder ayudarme a continuar, abrir mis ojos y hacerme recuperar la luz que había perdido hace mucho tiempo.

Al inicio de este año tuve la oportunidad de asistir al grupo “Latinos con Cristo en Praga” y entonces algo dentro de mi cambio de dirección. Tuve la oportunidad de hacer la decisión más importante de mi vida, la cual no podía dejar pasar esta vez. En ese momento, toda mi vida vino a mi mente. Es muy difícil explicar en detalle todo lo que sentí. Sin embargo, lo que si puedo ciertamente decir, es que mi vida comenzó a cambiar. Estas reglas comenzaron a tener para mí mayor sentido, ¡Había encontrado los fundamentos sobre la roca! Ahora sé que no volveré a estar sólo nuevamente. ¡Dios es fiel y siempre está apoyándote!

Esto pareciera como un final feliz, pero para mí, ¡sólo es el principio!