Páginas vistas en total

domingo, junio 04, 2006

IGLESIAS UNIDAS



Queridos Hermanos,Un millòn de gracias por venir al culto unido esta mañana. Mucha gente nos dijo que fue una bendición verlos allí, y para nosotros sobre todo, ¡fue un regalo muy especial! No puedo encontrar palabras suficientes para agradecerles, pero sepan que nosotros estamos muy felices.Espero que recibieron una bendición también al estar con todas las iglesias, porque era un pequeño sabor de los cielos cuando vamos a estar juntos alrededor del Trono alabando al Señor.Si estaba alguien que no vi, por favor diganme quien más estaba para que pudiera agradecerle también.¡Que estén muy bien! Los amamos mucho.En la gracia y amor del Señor...Glenda y Lynn

Drazí bratři. Mockrát vám děkujeme za účast na společném shromáždění dnes ráno. Mnoho přítomných nám řeklo, že to bylo pro ně veliké požehnání, když vás viděli, ale především to byl speciální dar pro nás. Nemůžeme najít dostatek slov, kterými bychom vám vyjádřili dík; věřte však tomu, že máme velikou radost. Doufáme, že vy jste také obdrželi požehnání, když jste sdíleli s ostatními sbory malou ukázku nebes, až budeme spolu kolem Božího trůnu, chválit Boha. Jestli tam byl ještě někdo, kterého jsem neviděla, prosím dejte mi vědět, aby jsem také jemu mohla poděkovat. Nechť se vám daří dobře. Milujeme vás láskou Boží.
Glenda a Lynn

DIOS ES GRANDIOSO


“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas” Josué 1:9

A veces Dios nos prueba y a veces nos mantiene en calma, pero algo es muy cierto: ¡SIEMPRE nos bendice! El lunes 29 de mayo tuvimos nuestro examen de Macroeconomía y como estudiantes comprobamos que aún en este tipo de pruebas se manifiesta la misericordia y fidelidad de Dios a sus promesas. Hacía ya varias semanas atrás que habíamos entregado nuestros proyectos finales de la materia, con los cuales se define la fecha de la examinación. Sin embargo, debido a que nunca recibíamos respuesta de la profesora, decidimos comenzar a prepararnos para otra materia. Ya bastante preocupadas por la falta de respuesta por parte de la profesora, el viernes 26 de mayo quisimos tratar una vez más y enviamos otro correo a la profesora pidiéndole que nos examinara la semana siguiente o la próxima. El mismo día recibimos su respuesta en la que nos decía que ella podía examinar el día lunes. Nosotras pensamos que nos convenía más ir el lunes 5 de junio en lugar del 29 de mayo porque tendríamos una semana completa para prepararnos, ya que el material de estudio, por ser en checo, era complicado para nosotras. Le enviamos un nuevo e-mail para fijar la fecha del examen para el 5 de junio. El siguiente día fuimos a la casa de oración en el apartamento de Yensy y oramos mucho por el examen que esperábamos tener una semana después. Pero al regresar por la tarde a nuestro cuarto, vimos que había un correo más de parte de la profesora, en el que nos explicaba que podía examinarnos el lunes 29 de mayo únicamente, es decir que teníamos dos días para estudiar en vez de siete.

Eran las 5:00 p.m. y la preocupación por ese examen fue realmente fuerte en ese preciso momento. Empezamos a pedir a muchos amigos por que nos llevaran en oración y de forma inmediata nos pusimos a estudiar sin ningún descanso. Dormimos muy poco ese fin de semana y leímos muchísimo, pero a pesar de ello no terminamos de leer el material completo. Lo importante de todo esto es que al inicio le pedimos a Dios que nos llenara de paz para saber si debíamos tomar este examen con tan solo dos días de estudio. Hacía varias semanas atrás habíamos estudiado una parte del material, pero refrescar la memoria requería de mucho más tiempo y eso nos tenía nerviosas. Pues Dios es un Dios vivo y el dice en su Palabra que escucha al que le llama y abre al que toca su puerta. Y así hizo con nosotras. Recibimos la respuesta de Dios y de su sabiduría para decidir qué hacer el lunes a través de una paz sin explicación. Claro! La Biblia nos dice que Él da paz que sobrepasa todo entendimiento. El día lunes fuimos a la universidad con mucha paz en el corazón de que debíamos presentarnos al examen.

Al llegar allí, la profesora nos pidió que pasáramos las dos al mismo tiempo, nos sentamos, nos pidió el cuaderno de notas, nos felicitó y halagó nuestra forma de trabajar en el semestre y en los proyectos y nos dijo que no tenía ni una sola pregunta para nosotras. Nos dio la nota más alta y nos despidió de su oficina muy amablemente. Y Gloria a Dios por eso! Sólo Dios merece toda la alabanza y honra y gloria del resultado de esta prueba. Jamás imaginamos que el plan de Dios para este examen en particular sería de esta forma. No hubo defensa, no hubo preguntas, no hubo nada de lo que imaginamos. Pero Dios se deleita sorprendiendo en bendiciones a sus hijos. Nuestro corazón está agradecido con Él por su bondad para con nosotras, y agradecido con toda nuestra familia espiritual por el apoyo increíble que recibimos de ellos. Sabemos que Dios exigió esfuerzo y valentía de nuestra parte como dice el versículo al inicio de este testimonio, y vimos que Él fue fiel en cumplir con la promesa de estar con nosotras en todo tiempo. Damos toda la gloria a Dios!

Muchas bendiciones,

Gracia y Vale